El Sonido de la Educación

Educar a través de la Música, El Sonido de la Educación.

“Sin música no puede haber enseñanza perfecta”

San Isidoro de Sevilla (560-636)

El valor educativo de la música es reconocido universalmente, no solo por los elementos sonoros que la componen sino como vehículo para la transmisión de valores sociales y culturales.

Ya desde la antigüedad Platón y los Padres de la Iglesia señalaron el valor ético de la música y su influencia sobre el comportamiento de las personas. En el s. XX los grandes pedagogos como E. J. Dalcroze, C. Orff, Z. Kodaly y E. Willems han ratificado estas ideas sobre los efectos educativos de la música.

Las investigaciones de Howard Gadner y Don Campbell han confirmado que la música contribuye a desarrollar la atención, la concentración, la memoria, la tolerancia, el autocontrol y la sensibilidad, favorece el aprendizaje de la lengua, las matemáticas, la historia, los valores estéticos y sociales. Influye notablemente en el desarrollo intelectual, afectivo, interpersonal, psicomotor, físico y neurológico.

La música educa.

La música sensibiliza.

La música cura.

La enseñanza musical es hoy en día uno de los oficios a los que se dedican los músicos y posiblemente el que genera mayor número de puestos de trabajo en nuestro país en todos los niveles educativos en los que se encuentra presente, Enseñanza Primaria, Secundaria, Bachillerato, Estudios Profesionales y Estudios Superiores de Música, la Universidad o simplemente la gran cantidad de Escuelas de Música de todo tipo que han proliferado en nuestra sociedad desde la implantación de la LOGSE. Educar a través de la Música se convierte en un pilar muy importante en la educación de los adolescentes en la actualidad que vivímos.