La formación musical durante la infancia ayuda a mejorar el cerebro adulto