¿Son demasiado caras las entradas de la ópera y la música clásica?