A por la última noche de 2012

Sólo faltan las uvas…