Las discográficas descubren la mina de oro de las plataformas digitales de música