La buena escuela no asfixia la creatividad