“¡Gracias, alcaldesa, por dejarnos hacer una prueba para tocar en la puta calle!”