¿La música clásica sigue siendo elitista?