Los centros públicos pierden más de 24.000 profesores en dos años